Predicaciones Artículos eBooks Preguntas Oración Biblia Tienda
 
Artículos Adoración | Devocional | Economía | Enfoque Juvenil | Escatología | Liderazgo | Ministerio | Matrimonio | Noticias | Nuestro Pan Diario | Padres | Vida Cristiana
¿De dónde viene el sufrimiento? Por Dr. Edward T. Welch
Vida Cristiana  (2) Comentarios

¿De dónde viene el sufrimiento? ¿Es culpa mía? ¿Es iniciativa de Satanás? ¿O acaso Dios es el autor? Estas preguntas difieren de la pregunta inevitable «¿Por qué Dios no lo detuvo (o no lo detiene)?» o bien «¿Por qué a mí?» Pero las preguntas en cuanto a «de dónde» tienen importantes respuestas bíblicas, y dichas estas respuestas cuentan con sólidas aplicaciones potenciales.

Otros. Una de las respuestas a «¿de dónde vino el dolor?» es de otras personas. Un marido abandona a su esposa y se va con su secretaria, una esposa ataca verbalmente al marido, un niño muere por culpa de un conductor de auto borracho, y una mujer es violada por alguien en quien ella confiaba. Otros pecan contra nosotros, y esto duele profundamente.
De manera que cuando la mujer que ha sido victimada pregunta «¿por qué?», usted podría cambiar la pregunta a «¿de dónde provino?» y así responder: «por la maldad de tu padre». Quizás la pregunta que ella hace es «¿por qué Dios lo permitió?», pero la respuesta continúa siendo la misma: «Fue tu padre quien lo hizo; fue por el pecado que hay en él.»

Sin duda, esta respuesta obvia no contesta todos los misterios que rodean al problema del dolor, pero es una respuesta importante. Muchos de los que sufren increpan a Dios o se reprenden a ellos mismos, ignorando lo obvio. Eso proporciona un aliciente porque de manera clara dice a la víctima que la causa de ese sufrimiento particular fue algún otro. Aunque pareciera manifiesto, quienes han sido victimados parecen tener un instinto que dice: «Yo soy responsable». Dios responde recordándonos que nosotros no causamos el pecado de otros.

Ellos son responsables por su propio pecado. Algunos se sienten tan incómodos con la idea de que las personas que supuestamente debían amarlos los lastimaron tanto y a veces fueron tan malvados con ellos, que prefieren culparse a sí mismos. Al pensar esto la víctima todavía puede conservar la ilusión de que el victimario realmente le amaba. Una vez más la Escritura responde que nosotros no causamos el pecado de los demás, sino que cada persona es responsable de su propio pecado.

Como cristianos no quedamos «empantanados» cuando el dolor ha sido causado por algún otro, sino que tenemos la oportunidad de crecer en una actitud de perdón que idealmente ha de llevar a un perdón pleno, a la reconciliación y a la restauración de la relación con el ofensor.
Por supuesto que hay advertencias. Dios nos advierte en cuanto a ser farisaicos en nuestros juicios. El nos dice que el pecado de otras personas no puede ser una excusa para nuestra propia desobediencia o falta de amor. Además, reitera que sólo Él es juez, y que nosotros debemos confiar en sus juicios y por lo tanto no debemos pagar mal por mal.
Otra palabra de advertencia es que los «otros» no son la única causa del sufrimiento. Hay también otros lugares que debemos considerar Yo.

Otra respuesta obvia es yo. Yo sufro porque pequé. Yo estoy embarazada sin haberme casado porque abandoné los mandamientos de Dios y la protección que ofrecían. Mis hijos me han dejado porque en forma constante yo los provoqué y los traté con dureza. Yo estoy enfermo físicamente en razón de mis celos constantes. Mi novia me dejó por mis arranques de ira. Yo tengo enfisema porque fumé dos paquetes de cigarrillos por día durante 40 años. Yo perdí mi trabajo porque fui descubierto mientras hurtaba a mi empleador. Yo soy pobre porque he sido un holgazán.

El aliento que hay en este tipo de sufrimiento es que hay esperanza de cambiar. Dios no sólo nos ofrece perdón de pecados en Cristo, sino que también nos da el poder para rechazar el pecado. ¡Podemos cambiar! No tenemos que estar plagados de enojo pecaminoso, codicia sexual, mentiras, esclavitud a adicciones y holgazanería. Hemos recibido el Espíritu de poder que nos da gracia para un continuo crecimiento en la gracia.
Estas advertencias en cuanto al sufrimiento causado por «mí» resultan familiares. Si no hay una relación obvia entre el pecado de una persona y su sufrimiento, debemos ser cuidadosos de no dar por sentado que hay relación. Adán.

Una tercera causa del sufrimiento es Adán y la maldición. Aunque participamos en el pecado de Adán (Romanos 5), fue Adán mismo quien pecó y produjo miseria y muerte a toda su descendencia. En razón de su pecado nosotros experimentamos la maldición sobre toda la creación. Como resultado, hay accidentes, enfermedad y debilidad física, pérdida de seres queridos y luchas duras.

Ésta puede ser la causa más frustrante del sufrimiento. Es como si la culpa no fuera de nadie. No hay nadie con quien reconciliarse, nadie para perdonar ni tampoco seguridad de cambio. En realidad, los medicamentos pueden hacer retroceder temporariamente algunos de los efectos del pecado de Adán, pero los beneficios parecen superficiales y temporales. Y aquí se encuentra su principal exhortación para nosotros. La maldición del pecado de Adán evita que amemos demasiado al mundo. Nos induce a esperar con anticipación algo mejor. El incentivo para quienes sienten el peso de la maldición es esperar con expectativa la consumación cuando Jesús regrese y la maldición sea borrada. Satanás.

eBooks recomendados
Venciendo temores
Por Alberto Cruz
 
Líderes de papel con pies de barro
Por Serafín Contreras
 
Las 7 Cicatrices del Líder
Por Dío Astacio
 
Vidas en transición
Por Serafín Contreras
 
El sufrimiento también proviene de Satanás. Él «como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar» (1 P. 5:8). Él se deleita produciendo dolor al pueblo de Dios. El libro de Job lo muestra como un enemigo que usa el sufrimiento para fomentar los propósitos de su propio reino. Es un asesino (Jn. 8:44) que inflige sufrimiento por medio del dolor físico y de distintas pérdidas. El tormento del apóstol Pablo provenía de «un mensajero de Satanás» (2 Co. 12:7). Pero Satanás puede causar un dolor más profundo que el tormento físico. Por medio de mentiras, acusaciones, y promoviendo divisiones dolorosísimas en el pueblo de Cristo, Satanás procura llevarnos a la desesperanza, cuestionando la bondad de Dios.

¿Se pone usted frenético ante el sufrimiento? Satanás es el blanco apropiado pero escurridizo. Es engañador. Su rol en el sufrimiento a menudo se pasa por alto. Se debe advertir a aquellos que sufren en cuanto a los propósitos de Satanás, de manera que puedan estar alerta a sus mentiras y luchar prontamente contra él. Se puede actuar con violencia contra este enemigo. La actitud de más violencia contra él es confiar en Dios y seguir a Cristo en obediencia aun cuando sufrimos.

Sin embargo, aquí también hay advertencias. Satanás no es la única causa de sufrimiento. Por ejemplo, aun si Satanás tiene parte activa en todo sufrimiento, su presencia no minimiza la responsabilidad ya sea de otros o de nosotros. Nadie puede decir: «El diablo me hizo hacer esto». No podemos usar a Satanás como una excusa para nuestro pecado ni podemos usar a Satanás para minimizar el pecado de otros. Quienes causaron tanto sufrimiento a Job eran totalmente responsables de un pecado cruel e infame. Quien traicionó a Jesús fue Judas, no Satanás en el cuerpo de Judas. Satanás puede causar gran sufrimiento, pero no nos puede obligar a pecar. Dios.

Curiosamente, el blanco de la frustración del que sufre por lo general es Dios; raramente es Satanás. Pareciera que los agnósticos y hasta los ateos se convierten en teístas cuando sufren. Preguntan: «Dios, ¿por qué me estás haciendo esto a mí?» «¿Qué te hice?» ¿Es verdad que Dios causa sufrimiento? Así lo creía Noemí. Al regresar a su tierra después de perder a su esposo y a sus hijos, dijo: «El Todopoderoso me ha llenado de amargura» (Rut 1:20). Y tenía razón. Ella era miope y no veía el plan de Dios como un todo, pero estaba en lo cierto. Cuando la esposa de Job aconsejó a su esposo que maldijera a Dios y se muriera, también creyó que el culpable era Dios. Su consejo fue malvado, pero tenía razón al pensar que Dios estaba por detrás del sufrimiento de Job. Lamentaciones y Habacuc son tratados teológicos sobre cómo acepta y lucha con el rol de Dios en el sufrimiento.

Algunos maestros bíblicos tratan de distinguir entre lo que Dios ordena y lo que Él permite, pero la distinción es a veces un intento de justificar a Dios. Una declaración menos técnica podría ser: cuando el sufrimiento nos llega, es voluntad de Dios. Dios es rey sobre todo. No es el autor del pecado y el sufrimiento, pero es soberano sobre todo, aun sobre nuestro sufrimiento. El obra «según el designio de su voluntad» (Ef. 1:11).

El aliento que recibimos es claro. Nuestro fiel Dios es quien reina. El mundo no está en caos. Ni Satanás ni criminales malvados han triunfado. Pero los consejeros deben saber dónde se hallan los límites teológicos. La soberanía de Dios no quita de las criaturas el libre albedrío. Es verdad que es un misterio afirmar que Dios reina sobre todo y que al mismo tiempo «la insensatez del hombre tuerce su camino» (Pr. 19:3). Pero la grandeza de Dios es tal que ha creado un mundo que Él ha ordenado pero sin hacerlo un robot.

Aquí cabe otra advertencia. Nunca podemos pensar que dado que Dios ha ordenado todas las cosas y que por lo tanto El es, en cierta medida, indiferente a nuestro sufrimiento. El evangelio deja en claro que Dios se compadece grandemente por el sufrimiento de su pueblo. Jesucristo participó en nuestro sufrimiento (He. 2:14-18). Quizás podamos decir que las respuestas emocionales de Dios en cuanto a su creación son complejas y variadas, pero nunca podemos declarar que no tiene compasión ante nuestro sufrimiento.

[DIAGRAMA] Las causas del sufrimiento
Dios reina sobre todo
Otros
Adán
Mi pecado
Satanás
Experiencia del sufrimiento

Estas cinco categorías contestan la pregunta «¿de dónde viene el sufrimiento?» son importantes por su efecto clarificador en los que sufren, y asimismo por las advertencias que proporcionan. Cuando estas causas relevantes de manera prominente, puede ser de inmensa ayuda a aquellos que pasan por dolor, proporcionando una claridad bíblica que fomenta respuestas bíblicas.
Pero estas respuestas no siempre son exactas. El sufrimiento rara vez es claramente parte de una sola de estas categorías; a menudo pertenece a todas. Muchos salmos van de una causa a otra.

En cualquier incidente puede haber más énfasis en determinada parte del trío «yo/otros/Adán», pero el tema tendrá un énfasis relativo. Por ejemplo, en casos de violencia sexual para con alguien, el énfasis por cierto está en el hecho de que otros han pecado contra la víctima. Pero esto no excluye el hecho de que ese pecado no hubiera tenido lugar si no fuera por el pecado de Adán, como tampoco excluye que somos pecadores que nos beneficiamos con la disciplina de Dios en nuestra vida. Excluyendo a Jesús, no existe nadie que sufra y sea inocente.

O consideremos el caso de la enfermedad física. El énfasis más obvio en el trío «otros/yo/Adán» sería la maldición asociada con el pecado de Adán. Sin embargo, la enfermedad física también puede relacionarse con el pecado individual, y puede ser el resultado del pecado de otra persona (ej.: el SIDA adquirido en una transfusión de sangre).
Advirtamos a la gente que no reduzca a una sola las causas del sufrimiento. Si la causa de éste se reduce sólo a «otros», estamos echando culpas. Si la culpa del sufrimiento se reduce a «mí», el que sufre, como en el caso de Job de acuerdo a sus consejeros, la culpa y la condenación siempre estarán presentes. Si es sólo resultado del pecado y la maldición de Adán, nos convertimos en fatalistas.

Si es sólo de Satanás, nos convertimos en guerreros espirituales unilaterales que ignoran los propósitos de Dios y los aspectos interpersonales del sufrimiento. El único «diagnóstico» seguro es que el sufrimiento, para cuando llega a nosotros, es la voluntad ordenada de Dios para nuestra vida. Sin embargo, tampoco podemos reducir la causa del sufrimiento a Dios. Dios está por sobre el pecado y el sufrimiento, pero no es el autor. Los que reducen la causa del sufrimiento a Dios son los blasfemos y los airados. Lo que la Biblia enfatiza es que el sufrimiento, al margen de la causa, es tiempo de lágrimas y de lucha, de arrepentimiento, de poner la fe en Dios en medio de la angustia, de seguir a Dios en obediencia. Con este entorno teológico básico, estamos listos para ayudar a los que también sufren.

Dr. Welch consejero bíblico. Actualmente es director de un centro de consultas en Pensilvania, EE.UU.

Mas artículos por Dr. Edward T. Welch

2 respuestas a “¿De dónde viene el sufrimiento?”

  1. rodolfo padilla suárez dice:

    1JUAN 5:19 DICE: SABEMOS QUE NOSOTROS NOS ORIGINAMOS DE DIOS, PERO EL MUNDO ENTERO YACE EN EL PODER DEL INICUO. ¿COMO ES QUE NUESTRO FIEL DIOS ES QUIEN REINA?, EL HOMBRE HACE MAL USO DE SU LIBRE ALBEDRÍO, NO SE HACE LA VOLUNTAD DE DIOS. JUAN 3:19 DICE: AHORA BIEN,ESTA ES LA BASE PARA EL JUICIO, QUE LA LUZ HA VENIDO AL MUNDO, PERO LOS HOMBRES HAN AMADO LA OBSCURIDAD MÁS BIEN QUE LA LUZ, PORQUE SUS OBRAS ERAN INICUAS.

  2. rodolfo padilla suárez dice:

    Mis malas decisiones me pueden llevar al sufrimiento, si robo puedo ir a parar en la cárcel. Jesucristo dijo:amaos los unos a los otros, sin embargo no se siguen esas enseñanzas, hay mucha violencia, sufrimiento, por falta de amor.

Deja un comentario

 
Artículos
Salida de Emergencia
Arlo B. Calles

Hace tiempo mientras viajaba en el autobús veía que en la parte de arriba había un anuncio o un aviso que decía “Salida de Emergencia”. En el caso de un accidente o de que se volteara, esa puerta era una manera de salir y escapar, o de sobrevivir a un incendio, o una manera de poder salir de ese problema.

La Mayor Falacia Atea
Alejandro Vera

Mientras lees esto, si eres ateo, tendrás una de tres reacciones para lo que leerás. Voy a decir que hay tres grupos. El primer grupo creo yo tendrá una reacción de enojo. Verás estas falacias y chocará con lo que crees, tus labios comenzarán a curvarse y solo tendrás una crítica.

Crónicas del Desierto
Percy Berrospi Aguirre

Desiertos, los hay en todas partes. Todos muy parecidos, algunos con más historia y esplendor que otros, pero todos con la misma insipidez que emana de la soledad.

Diez razones para no casarse
Randy Carlson

Lee esto con cuidado pues podría animarte para pensar bien y tomar las deciciones correctas o ayudar en algunas deciciones que ya has hecho.

 
 
Podcast en iTunes
Ahora puedes descargar las conferencias desde iTunes para tu iPod
Suscribirse
 
Biblia para el iPad
Desarrollamos en formato ePub la Biblia RV versión 1909
Descargar gratis aquí
 
 
Network
 Usuarios Activos Entrar aquí:
Usuario:
Clave:
 
   
  Crear cuenta nueva
  Recuperar mi clave
 
 
 

Comentarios más Recientes

 
 
 
Conexion Extrema
 
 
© 2005-2017 Bendicion.net - Bendición Network, LLC. Todos los derechos reservados. | Nosotros | Privacidad | Términos de uso | Contacto | Publicidad